Emburucuyá


Manuel García – Témpera
Sábado, agosto 9, 2008, 1:42 am
Filed under: música | Etiquetas: , , , ,

Publicado por La Música de Emol el jueves 7 de agosto de 2008.

Manuel García
Témpera

Un pequeño rincón del digipack que porta el segundo disco de Manuel García está ocupado por cuatro líneas de Chinoy, músico de San Antonio con quien ha compartido más de un escenario. No es casual el dato, porque el rasgueo y la letra de “Témpera”, la canción, están emparentados con la guitarra machacada y el caudal de imágenes que ese porteño despliega en sus composiciones. La canción se sostiene sobre pura intensidad: en los versos, en el ritmo, en la voz y en las cuerdas. Cuando están impregnadas de esa fuerza, algunas pinceladas de esta témpera se vuelven emotivas.

Que no se confunda intensidad con cierta cantidad de instrumentos o un indicador de volumen. Comparada con un Pánico (2005) generoso en arreglos, ésta es una grabación tosca, cruda incluso, cuyo eje son la guitarra y la voz no siempre prolija y afinada de García. Es más, la mano derecha se emplea aquí mucho más para rasguear y menos para arpegiar que en la anterior entrega.

Parece curioso que canciones que incorporan más arreglos, como “Perderse” y “Piedras”, sean más flojas y no mantengan la tensión. Pero ocurre que la fuerza de este disco está, en realidad, en las letras. De este modo, lo más inquietante de “Canción y plegaria” es la pregunta que inicia los versos y no los arreglos algo barrocos que toca un quinteto de cuerdas con oboe. De la misma forma, el retrato provinciano de Santiago en “La gran capital” es aún más atractivo que la melodía sobre la que se canta. Y canciones reposadas como “Barcos de cristal” o “Es bello es bueno” descansan sobre las imágenes que sugieren sus líneas.

Témpera se oye chileno al cantar en “Pañuelí” sobre un septiembre que solo acá es triste y festivo e invocar a Violeta Parra en el bombo y cuatro de “Los colores”. Y recuerda la extraña religiosidad latinoamericana cuando pone a bailar a la Virgen María con el diablo y narra que Cristo rompió el laúd y lo echó en un ataúd. Pero lo único que quizás puede atarlo a estos días sea el desencanto implícito en casi todas sus canciones y la mirada íntima que las cubre. Es un disco que se enrolla sobre sí mismo. En distintos momentos incluso canta de poetas, canciones, tambores y tocar la guitarra. Y eso puede ser bello y bueno.

Manuel García / ”Témpera” (2008, Alerce)

1. Nadie + que el sol. 2. Barcos de cristal. 3. Ninguna calle. 4. La gran capital (el provinciano). 5. Tarde. 6. Canción y plegaria. 7. Es bello es bueno. 8. Pañuelí. 9. Los colores. 10. Témpera. 11. Perderse. 12. Piedras. 13. Cangrejo azul.

Músicos: Manuel García (guitarra y voz), Diego Álvarez (guitarra eléctrica y electroacústica), Camilo Morales (bombo, cajón peruano, pandero, percusión y batería), María Teresa Molina (contrabajo y bombo), Alejandro Soto (teclado), Felipe Orellana (cuatro), Gonzalo Canales (guitarra), Javier Bustos (oboe), Daniela Rivera (violín), Ximena Águila (violín), Carlos Díaz (viola), Rodrigo Durán (chelo).

Manuel García en MySpace
Manuel García + Mecánica Popular



Manuel García y Chinoy: Con los amigos
Miércoles, junio 18, 2008, 12:23 am
Filed under: música | Etiquetas: , , ,

Publicado por La Música Emol el lunes 16 de junio de 2008.

Manuel García y Chinoy
Con los amigos

Galpón Víctor Jara
Sábado 14 de junio
16/6/2008

Rodrigo Alarcón L.

Aunque el afiche de este concierto anunciaba a Manuel García y al “artista invitado” Chinoy, en realidad escondía varios detalles. Chinoy fue de verdad un invitado y no, como se acostumbra, un telonero. Se tomó el escenario en plena presentación de Manuel García y en solitario disparó unas cuantas canciones. Es casi literal, sus canciones son como un latigazo: raras, amargas, inasibles, disonantes a ratos. El montón de imágenes que hay en sus letras se llena de tensión en vivo. Golpea ambos pies contra el escenario, desata su voz nasal y agudísima y convierte la guitarra en una ráfaga.

Antes, Manuel García explicó su idea de crear un ambiente casero, con un espectáculo heredero de las peñas que se hicieran “hace no tanto tiempo en Chile”. Quizás por eso no hubo reparos con el excesivo tiempo que pasó entre cada tema, con una entrada en falso y una informal “Rasguña las piedras” -original de Sui Generis- para introducir otra canción reciente llamada “Piedras”. Por lo mismo, además, García terminó cantando sin micrófono y la noche se alargó después con otros músicos empuñando guitarras, incluido el mismo Chinoy.

El vocalista de Mecánica Popular casi no alcanzó a estar solo sobre el escenario y apenas unas pocas canciones fueron con guitarra y voz. A la mayoría podían sumarse más guitarras -electroacústica, eléctrica de 18 cuerdas o acústica-, bajo, batería y hasta cuatro y bombo. Esa banda hizo una ruidosa versión de “Hoy no empañemos el agua”, de Chinoy, y más tarde estaba haciendo otra de “El arado”, de Víctor Jara, junto a Ismael Oddó, el integrante más joven de Quilapayún, que también estrenó en solitario “Tango del Willy”, dedicado a su fallecido padre, Willy Oddó.

El concierto tuvo canciones de Pánico (2005) y algunas ya grabadas para Témpera, disco que se editaría este año. De este modo, el público inició un coro en “Tu ventana” y hasta que el cantante la entonó en catalán hizo lo mismo con “El viejo comunista”, pero también escuchó otras más nuevas, aunque hace tiempo tocadas en vivo, como “Colores” y la festiva historia provinciana que es “La gran capital”. Manuel García se notaba incómodo en el estrecho escenario y su exigida voz por momentos desafinaba, en particular en las notas bajas, pero sus canciones, evocadoras y de sencilla belleza, fueron seguidas casi con devoción por los asistentes.

Casi al final, el silencio reinó entre los asistentes cuando se proyectó un video de Víctor Jara y su voz y guitarra fueron acompañadas por Manuel García y sus músicos en “Luchín”. Era el invitado imposible y la prueba de que, al menos en este concierto, Manuel García prefería tocar con los amigos.

La foto la tomé yo mismo con la camarita de H.



Dënver – Totoral
Lunes, mayo 26, 2008, 11:45 am
Filed under: música | Etiquetas: , , , ,

Dënver - TotoralPublicado por La Música Emol en mayo de 2008.

Dënver
Totoral

Antes de su bautizo definitivo, este disco debut se iba a llamar “Turismo aventura”. Pese al cambio, era un nombre adecuado. En la primera estrofa Mariana Montenegro ya canta de un viaje en tren y en las próximas seguirán apareciendo palabras como playa, nieve, veranos, mar y montaña. Todas son canciones que rehúyen de la ciudad y hablan también, desde cierta nostalgia y a veces literalmente, sobre crecer.

Quizás por eso la música puede sonar casi infantil. Sin embargo, no es una constante y a lo largo del disco las canciones adoptan distintas ropas. Siempre privilegiando la melodía, Dënver puede despojarse de artificios para armar una canción sobre guitarra, acordeón y simples arreglos de cello (“Los menos”) o pasar incluso las voces por el filtro electrónico (“Corazón estacional”). También las letras apuntan en varias direcciones: la imagen de “un lodazal humano” convive con “mansos ni que besos” y un dilema como “qué equipo de fútbol debería ser el campeón” está justo antes de otro entre “los cuadros de Cezanne o los de Vincent Van Gogh”.

Esa canción se llama “Conceptos” y en ella hay un guiño para entender cómo suena el disco: la disyuntiva entre Les Ondes Martenot y Harmónica, fugaz grupo que se formó tras la disolución de la primera, remite a dos bandas cuyo sonido se emparenta con Dënver. No es casual tampoco que en el disco y su concierto de lanzamiento el cello lo hayan tocado dos ex integrantes de esos grupos, Alejandro Soto y Felicia Morales.

Aunque son canciones escritas desde una ingenuidad que soporta líneas como “nunca a una chiquilla le he dado un beso” o “por miedo a toparme contigo/y tu bronceado atractivo”, se pueden advertir elementos más allá. La pegajosa melodía de “Miedo a toparme contigo”, que hasta cambia de tono en los estribillos finales, da cuenta de un manejo certero y convencido de la clásica estructura de canción pop. “Los turistas” es la sugestiva y ambigua descripción de algo tan curioso como una temporada bajo hielo. Y se puede leer entre líneas cuando Milton Mahan canta la pequeña historia de un tornado (“Los menos”) y lo primero que decida arrasar son la iglesia y la cárcel. No cualquier edificio.

Dënver en MySpace
Neurotyka

Dënver / “Totoral” (2008, Neurotyka)

1. Andén 6. 2. Corazón estacional. 3. Miedo a toparme contigo. 4. Los turistas. 5. Conceptos. 6. Paraíso de menta. 7. Insistes en volver. 8. Los menos. 9. Los últimos veranos. 10. Corazón de Andrés. 11. Estilo de vida.

Músicos: Milton Mahan (guitarra, bajo, programaciones y voz), Mariana Montenegro (teclado, acordeón y voz).
Invitados: Blit (vocal cuts), Alejandro Soto (cello), Dj Dementita (scratch).



Germán Casas y Juana Fe: Los dos bailes
Jueves, febrero 14, 2008, 12:43 am
Filed under: música | Etiquetas: , , ,

Don Germán

Reseña escrita originalmente para Mus, pero publicada por La Música de Emol el miércoles 13 de febrero de 2008.

Germán Casas y Juana Fe
Domingo 10 de febrero de 2008, Plaza Brasil
Gratis

Rodrigo Alarcón L.

Seis músicos de civil están probando sonido a la hora programada para el inicio de este concierto. Más de una hora después, los mismos suben al escenario uniformados con chaquetas blancas sobre riguroso negro, y pronto sabremos que son Milenio, la banda que acompaña a Germán Casas. Viejos éxitos de su vieja orquesta, The Ramblers, comienzan a desfilar entonces: “Prende una mechita”, “Twist del recluta”, “Recuerdos en la lluvia”, “Jamás”, “Jugando al amor” y –cómo no– el “Rock del mundial”.

Muchas de esas canciones alientan un coro al que Germán Casas cede gustoso el micrófono y alaba en repetidas ocasiones. Otras, las que aceleran el pulso, animan a los asistentes al baile y ahí el ritmo de twist eleva pronto el polvo sobre el que está buena parte del público. El gozo es compartido y la sonrisa que Casas mantiene durante el show se replica en los rostros que lo observan. El cantante tira besos mientras el público lo aclama como “ídolo, ídolo” y otorga ovaciones cerradas al final de cada tema.

Los músicos apenas se mueven de sus puestos y las partes con vientos son reproducidas con teclado, pero el ánimo no decae en ningún momento. La voz de Germán Casas parece apenas notar el paso de las décadas y su banda no sólo es eficiente, sino hábil con los instrumentos. Óscar Soto y Harry Ratsch se lucen en los solos de guitarra, Claudio Díaz hace lo suyo con teclados rockeros y el baterista Antonio Gaulle hasta anota un solo en el instrumental “Topsy ’65″, que también sirve para que Germán Casas vuelva a escena con una humita roja en lugar de una plateada. El grupo ya ha despachado covers de “Unchained melody” y “The wonder of you” cuando se retira del escenario, aunque el respetable exigirá un bis rápidamente concedido por el sui generis animador.

Lo que tampoco demora en hacer es luego presentar a Juana Fe, que también desatará el baile en la plaza. Se trata, sin embargo, de una danza diferente. Cierta contención difícil de superar con éxitos nuevaoleros queda atrás cuando irrumpe la segunda banda. Si Germán Casas es reiterativo agradeciendo al público lo gentil, Juan Ayala hace lo propio tratándolo de guacho. Si se coreaba “eres exquisita como un gran asado con papitas fritas”, con Juana Fe es el pulso de una canción que habla de “tiros en la pobla que no dejan dormir” el que enciende a los asistentes. Si lo que se bailaba era el “Rock del Mundial”, ahora es un tema que canta a las balas que mataron a Víctor Jara y al joven mapuche Matías Catrileo. Y es sorprendente que aunque sea solo interpretada con guitarra, mantenga el ritmo suficiente para bailarla.

Lo que en Juana Fe han llamado afrorrumba chilenera es en vivo una fiesta desatada. La banda salta y se agita a cada minuto. El cantante no cesa de animar a un público que baila estimulado por ritmos siempre contagiosos. Son dos escuelas distintas. La corrección muta en desenfado, la quietud cambia por energía desbordante y hasta los niveles de volumen son distintos entre Germán Casas y Juana Fe. Pero al final, coinciden en algo: son dos escuelas de baile.



Mauricio Redolés: Avivemos la cueca punk
Martes, febrero 12, 2008, 12:58 am
Filed under: música | Etiquetas: , , ,

redoles

Publicado el viernes 8 de febrero de 2008 en La Música de Emol.

Fui con algo de temor a una prueba de sonido a intentar hablar con Redolés sobre el tributo que se prepara en su nombre. Tenía un contacto, pero no era seguro que quisiera conversar. Después de dejar todo listo para el concierto de esa noche, bastó que nos presentaran para que se sentara a conversar. De esa entrevista me quedo con esa actitud y lo que oí sobre la Orquesta Huambaly.

Dejo dos canciones mencionadas en la entrevista y El finao, que es una canción nueva disponible para descargar en el sitio oficial. La entrevista misma, haciendo click en más.

Orquesta Huambaly – Quémame tus ojos

Mauricio Redolés – El espejo

Mauricio Redolés – El finao (grabada en radio Concierto)

Sigue leyendo



“Que no se duerma la gente”
Lunes, enero 21, 2008, 11:20 pm
Filed under: música | Etiquetas: , , ,

-Mencionas a Fela Kuti, ¿hay alguna relación con tu forma de tocar guitarra, con mucho énfasis en el ritmo?

- Sí, por lo menos he tratado en algunas de las canciones de capturar un poco más el ritmo, como en Killing for love. Ha sido una de las intenciones con las nuevas canciones, tratar de tener un pulso, que no se duerma la gente (risas).

Entrevista a José González, publicada por Emol el 21 de enero de 2008.
Léala completa, haciendo click en más.

Bonus: José González-How low@LaBlogotheque

Bonus II: El rock chileno mira hacia el sur: Valdivia es epicentro musical

Sigue leyendo



Que panda el cúnico
Viernes, enero 11, 2008, 12:56 am
Filed under: música | Etiquetas: , , ,
panico-firmas-scd-117.jpg
Que panda el cúnico, la entrevista a Pánico en La Música de Emol.com.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.