Emburucuyá


A propósito de Canto para una semilla
Lunes, noviembre 26, 2007, 1:50 am
Filed under: escritura, música | Etiquetas: , , , , , ,

El viernes pasado con Tamara fuimos a El canto de todos, el concierto donde se celebraban los 90 años del natalicio de Violeta Parra. Esperábamos algunas cosas: el merchandising cubanoproletariocombativo, que no nos gustaran todas las bandas y que muchos se llenaran la boca con la homenajeada. Las esperábamos y son normales, daban lo mismo. Ese día uno de los números estelares era la presentación de Canto para una semilla, la cantata hecha con décimas autobiográficas de Violeta Parra cuya portada ilustra esta entrada. La escribió Luis Advis en 1971 para Inti Illimani e Isabel Parra como cantante, sumando a la actriz Carmen Bunster en los relatos. En el Parque Ohiggins la tocaban casi los mismos Inti que grabaron el disco (esos llamados “históricos”), con la mismísima Isabel Parra en la voz. Los relatos los hacía Ximena Rivas y se sumaban Tita Parra, Javiera Parra, la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro de la Universidad de Concepción. Los arreglos orquestales los hizo don Luis, pero a su muerte los terminó Horacio Salinas, de los Inti. Era primera vez que se presentaba con aquellos arreglos. Tocó Silvio Rodríguez y fue el éxtasis, incluso mucha gente se fue. Cuando por fin venía el Canto para una semilla, a nuestro lado se instaló un tipo con dos mujeres que gritaron los más de cuarenta minutos que duró la presentación. Un poco más allá otro tocando una trutruca…Uno entiende que la recepción sea más bien fría, que no es la enésima versión de Quién es la que viene allí, que ya había miles de botellas en el suelo, que el concierto también era un gran carrete... Pero no que no sean capaces de escuchar con respeto o “conversar” donde no molesten. Menos se entiende cuando son las mismas personas que gritaban y aplaudían cada vez que les decían violeta, víctor, neruda. No son capaces de escuchar pero vitorean cuando se dan cuenta que Ximena Rivas recita parte de Gracias a la vida. “Que se toquen un Sambalandó que sea” dijo el tipo cuando terminó la cantata. Lo que se siente es más parecido a la pena que al enojo.

De todos modos, la presentación fue bellísima. Nos quedamos con la sensación de que en un teatro sería óptima, pero era un lindo gesto un concierto masivo y gratuito. Lástima que algunos no estén a la altura. Canto para una semilla es un disco de aquellos. En mi opinión, de los más bonito que se haya grabado por estos lados. Basta ver la carátula y los nombres involucrados para hacerse una idea. Por todo eso, bájelo aquí antes de que desaparezca. Hágase el favor.

Fotos del concierto aquí.
Esta entrada fue actualizada en la madrugada del 29 de noviembre.